Palabras

¿Y ahora qué?
¿Qué hago con todas esas palabras que quedaron por decirte? ¿Con todos esos momentos que necesitaba vivir junto a ti? No creas que has fulminado esas palabras, te las iré diciendo aunque tú ya no las puedas escuchar. Hay un lugar donde no tienes ningún control, donde mis manos se mueven al compás de mi mente, de mis anhelos y mis recuerdos. Un lugar donde la tinta nos hará perdurables en el tiempo, mucho después de que, ni siquiera yo misma, tenga aliento para seguir. Cuando ya no quede ni mi cuerpo, ni tampoco mis cenizas.
¿Te das cuenta? Las palabras no dichas son, incluso, más importantes que las que dijimos. Las que dijimos se fueron, será muy fácil olvidarlas. Pero las que no dijimos me unen a ti mucho más. Son el lazo que nos mantiene conectados en un lugar invisible, aunque sólo sea yo la que esté en ese lugar. Pero no estoy sola, mi pensamiento es todo un mundo de imágenes, sonidos, personas y palabras. Y tú estás conmigo con tu omnipresencia aunque ya no existas de una forma real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s