Café

café

La ocasión se viste
de un brillo en la mirada.

El encuentro es un aroma
que se enreda entre tu pelo.

El instante es la eternidad
de un latido feroz.

Y la duda traicionera
paraliza el movimiento.

Mi pregunta baila
en tu distancia breve,
con la ansiedad del tacto
que te araña las entrañas.

Por fin me olvido
del tiempo ingrato.

Y la casualidad errante
con su vaivén culmina
en el momento intenso
del café contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s