El juego

dado1

Procuro y pierdo
pero sigo siendo fuerte,
recuerdo con resistencia
siluetas de acero en mi mente,
las golpeo con dureza
sin movimientos ni sonidos,
pero se ríen de mí.
Géiser de rabia,
la música tenebrosa:
tu voz.
La decisión inocente, trascendente.
Amontono días de silencio
con cubierta de serenidad,
con hervidero interno.
No consigo conjugar el verbo,
ni distingo tiempo ni persona,
confundo direcciones.
La posición dudosa en el tablero,
abro puertas que chirrían,
cruzo puentes imposibles.
Vuelvo a avistar las siluetas,
retomo la posición de salida,
lanzo los dados con dudas
y observo desde lejos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s