Ocaso

ocaso-juani

He visto ya tantos atardeceres,
tantos días que mueren.
Observo desde la distancia
pero veo tan nítidos los colores,
que me pregunto si realmente soy un espectador
o un ínfima parte del paisaje.
Empastado profundamente en cada una de las formas,
creo ser yo la delgada línea del horizonte
donde me veo reflejado.
Muchas veces he sentido tristeza
otras muchas he sentido rabia,
incluso he luchado contra él
cual guerrero sin escudo pero con armas.
Alguna vez llegué a vencerle,
llegué a sentirme falsamente poderoso
y victorioso retomaba un nuevo día.
Y otra vez la derrota.
Tonos diferentes en diferentes paisajes,
a veces me desoriento,
el día y la noche,
la noche y el día.
¿Soy yo, o son ellos?
¿Quién salva a quién?
¿Quién vive, quién muere?
¿El que está pero no siente, el que no distingue colores?
O quizá,
¿El que sólo contempló una amplia gama de azul en la mañana?
¿O diferentes tonos de verde al mediodía?
¿O el que se maravilló con los rojos del atardecer?
Mi día, tu día.
Nuestras mañanas, mi mediodía, tu atardecer…
Un ser humano peleando contra el ocaso
finalmente entiende que no es una batalla
sino un abrazo,
baile tácito de suavidad y aceptación
del pensamiento maduro de ser testigo del final del día.
Y el espejismo de la victoria finalmente me devolverá
a un nuevo amanecer en la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s