La perla gris

piedras-1

Hubo una vez una niña triste
de voz dulce y mirada ausente,
de proceder correcto
y de trato amable.
Callada, serena y cotidiana.

Ningún juego la ponía contenta,
en los días de lluvia, lloraba sola.
Tras las ventanas se hacía preguntas,
que ningún niño se preguntaba.

Leía los libros que se inventaba,
en las noches largas mientras soñaba.
Vivía en un mundo que no existía,
para los ojos ciegos, poco sensibles.

Pero un día, en un recoveco,
encontró un tesoro entre la tristeza.
Halló el sentido de muchas cosas,
y una sonrisa pintó su rostro,
en apariencia una piedrecita más,
en su mapa secreto, una perla gris.

La observó en silencio desde la distancia,
la acunó en sus brazos pero sin tocarla.
Le cantó canciones y le escribió poemas,
bailó con ella una danza inerte y
trazó un esquema sobre las estrellas.

Anuncios

2 respuestas a “La perla gris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s