Nosotros

sauce

Como besarte el alma no puedo,
te besaría en los labios;
te los dibujo con la mirada
y congelo el grito.
Late un verso en el aire
con tu presencia infinita.
Unas manos temblorosas pero valientes
moran en tu nuca y bailan con
las ramas ondeantes del sauce,
mientras me siento en su sombra.
Y tú ríes.

Arañas mi silencio con la suave osadía
del seductor presuntuoso.
Escarbas bajo telones herméticos,
el gesto firme
y el paso lento.
Y mil grullas se elevan en mi memoria.

Caricia viva de mis pestañas,
cosquilla dulce por tu cintura,
sonrisa tenue sobre el alféizar,
espera eterna de lo innombrable.

Se nos acaba el tiempo
pero mi corazón insiste
en el Tú y en el Yo.
Tú y yo.
Y mis brazos se alzan,
y mis manos vuelan
sin voz ni carne.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s