Conmigo

cuello 5

Detén la viga oxidada
que pende del hilo de la cordura.
Atrapa lo irracional y envuelve
mis miedos con venda raída.
Estruja la sangre cuajada
que tapona mis heridas.
Sopla suave y que no escueza
cuando la sal se derrame por ellas.

Abraza mi cuerpo encogido
por donde el fuego dibujó los senderos.
Vierte agua cristalina y fresca
con tus manos, con tu risa,
con tu pena y tu nostalgia.
Recoge mis trozos dispersados
por la orilla, donde la espuma
los cubre y el viento los arrincona.

Ilumina las siluetas
con tu halo de bohemia,
con la música callada
de las cuerdas invisibles.
Que mi garganta se muestre
orgullosa ante el verdugo,
y que el destello del hacha
se refleje en piel y pupilas.

Róbale a mi alma un suspiro
con tu aliento de niño escondido.

Llora y ríe conmigo.
Plántale cara al segundo, al ahora
y al mañana que es testigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s