Espiral

espiral 3

Si te digo la verdad,
he luchado contra gigantes,
olvidando la inercia de mi piel
a pesar de tu boca.
Me harté de la locura prohibida,
y enloquecí.

Ahora siento que el cielo
se estremece y quema, que
no hay lluvia, ni viento,
ni tempestad, pero sí
una espiral turbulenta,
bucle claroscuro anidado
en mis rincones, en mis planicies
desparramado.
Como si pensarte se convirtiera
en tortura, en sonrisa dulce e
inevitable, en roce intangible
en el reverso de mis párpados.

Volvemos al lugar del que partimos
con una batalla ganada,
derramando melaza que
se escurre entre los dedos
y salpica en los cristales.
En el camino nos hemos reconocido
en lo humano y en lo antiguo,
en el cometa fugaz que se estrella
contra el hielo, que perdura
mordiendo distancias, aclarando
la turbia imagen
en la que me había convertido.

¿Qué se esconde tras el espejo?
¿Pavor al dolor?
El giro concéntrico marea y despeña,
y tiemblo con rebeldía, y rompo lanzas
por todo lo que no se nombra.
Si acaso el instante dejó de ser,
fue.


(Poema abierto y/o inacabado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s