Silencio

lagrima

Pido silencio por un latido atropellado,
por si se quiebra, puedas oír resquebrajarse
sus paredes rugosas, imperfectas y débiles.
Se balancea en un sopor de negación,
que la rabia mece y arrulla, que acaricia
el llanto su mejilla fría cubierta de escarcha.

No hay abrazo que consuele, ni quiere.
Es tiempo de desgarro y carne viva,
del grito hacia lo profundo, abismo mudo,
que la comprende mejor que nadie.
Y ahora pido eliminar la palabra cándida,
suplirla por mudez ahogada y cruenta.

Fulmino la insistencia de un solo zarpazo,
cual fiera enjaulada sobrada de fuerza.
Que nadie se acerque, que nadie respire,
que nadie toque, que nadie hable.
El oído ausente, la mano inmóvil,
la vista turbia, o ciega.
Que reine el dolor.
Que reine el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s