Vivir

pompa jab

Una verdad aguda me inquieta
como el aguijón venenoso y amenazante
a escasa distancia, como cierta cantinela caótica
que me apunta la llegada a tiempo a una vida.
Mi oído insaciable,
mi mirada insondable.

Y aunque necesito el trino mudo
de los rayos del sol,
el riesgo sería escuchar mi voz,
susurrar versos en la noche.
Mantente protegida a la orilla
del sendero opaco.
No devores veintiún gramos, ni los muerdas,
Ni los mastiques, no los tragues.

Y con el misterio resuelto de la intensidad medular,
o cósmica, o fugaz… Por fin comprendo
la ironía de vivir, la resolución de permanecer,
cual pompa de jabón que se pierde cuando se eleva.

Que no me cueste la vida, ni la risa, ni el latido,
ni tu roce, ni tu abrazo.
Y que me rebele ante el arrebato
de querer escapar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s