Se amaban

surrealista

Ya solo quedaban ellos dos,
frente a frente en ese espacio sin alma.
Tal vez, si la voz trémula se lo permitiera,
serían capaces de escupir la tenebrosa verdad,
agria y venenosa tras los vidrios derramados.
Ese espejo destrozado, fiel reflejo de su interior,
los desafiaba con su destello, ¿No lo ven?
Corrían despavoridos hacia una salida equivocada.
Yacían sus entrañas diseminadas
por el suelo cubierto de barro,
la hiel y la sangre despeñadas por laderas
de barrancos inventados.
Y aun así… se amaban.
Se amaban…
Como se aman los niños,
inconscientemente,
inevitablemente.
Se necesitaban…
Como los animales que, con su instinto,
buscan sobrevivir.
Se bebían…
Como sedientos ignorantes de su sed,
con la piel cuarteada y deshidratada,
casi muerta pero con memoria.
Se miraban…
Como las fieras que se retan en la lucha,
derramando verdades con pupilas que palpitan,
con la pasión que perdura tras la ruina del dolor.
Les faltaba descubrir los escondites,
el recoveco de la ternura,
las trincheras de las caricias,
los huecos de sus risas,
el lugar de sus abrazos,
el refugio de las palabras…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s