Instante

 

corazon

Me basta un cristal en la ventana para ver un pedazo de ti,

de tu espalda, o tan siquiera tu sombra, incluso tu alma entera.

Si supieras qué dolor cuando la brisa me roza tu recuerdo.

Lucho contra tu veneno, aquél que esparcías sobre todo lo que tocabas.

Por el suelo, en mis ropas, sobre la cafetera, en mi cuaderno, por mi piel…

Bastaría un instante de valentía para vivir un segundo eternamente,

Junto a ti.

Sin mañana, sin después.

Sin un ¿Ahora qué?

Sólo mis pies saben volar a ras de suelo,

ya que mis neuronas, torpes y cobardes, inmovilizan sus axones,

enmudecen, y se anclan en cimientos de nostalgia.

Mi cuerpo es libre, mientras mi mente esclava y tirana,

ahoga el momento que nos ha tocado respirar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s