Oportunidad

almendro
Tras la ventana amanece
y el amago de un rayo
se convierte en eclosión.
Eres esperanza y duda,
la oportunidad de mi risa,
el asilo de mi voz.
Que en el surco de mi boca,
no se derrame la miel
y que el asterisco del margen
me detenga la mano rota.
Enmudezco la burbuja
en mitad de la oración,
mimada cual lactante acunado,
acariciada con las pestañas distantes,
con las yemas de los dedos,
con los latidos de un corazón.
O dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s