Sol en una habitación vacía

hopper- sol en una habitación vacía
Pintura de Edward Hopper

En la sobriedad del vacío
que rodea nuestros cuerpos
de falsa materia ruidosa,
me desprendo de mí misma
con un “nosotros” plácido y luminoso.

Una mano te alza
conmigo sumida en ti
y en mi opaco pensamiento.
Y ese asidero tembloroso
roza mi silencio de bestia
dormida, casi muerta.

Las paredes se derrumban contigo,
soplas y me entibias la corteza
que se agrieta y se libera.
Yo estaba ahí, a la hora prevista
de pie y ausente,
y ahora, con mis pies descalzos,
nadie ve mi duelo prohibido.

Pero la esperanza de un ángel lento
nos descarga su luz brillante,
y no quiero que te marches
con los dientes de la noche,
ni tampoco en el sopor del día.

Átame a los finos cabellos del sol,
permanece en mi vacío, y muéstrame,
a través de la ventana sin tamiz,
un mundo de garra y pluma,
de rugido y de caricia,
de tormenta y suavidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s